Loading
Diba

Amores de esti­o. Medicina dura, chicas amore mio

Amores de esti­o. Medicina dura, chicas amore mio

El jornada en que lo conoci, mi madre me dio un tortazo. Empezaba el primer esti­o del nuevo milenio asi­ como mis dias eran continuamente luminosos. Yo tenia 21 anos de vida desplazandolo hacia el pelo vivia en un estado permanente sobre satisfaccion, ni siquiera me hacia falta buscarla porque la daba por sentada.

Aquella noche habia quedado con 2 amigas de proceder asi­ como poquito mas, todo tenia que haber sido normal, lo esperado cada fin sobre semana. Aquel primer tequila cambio mi vida para siempre.

Debido a me habian hablado sobre el novio, un arquitecto sobre 31 anos que habia llegado a Mallorca hacia pocos meses. Con una nariz enorme y alguna cosa ladeada; castano, con los labios finos asi­ como la quijada marcada. Me paso igual de invariablemente, supe en cuanto lo vi que me acostaria con el novio. El primer besuqueo se lo di yo asi­ como el novio me llevo a la cama.

Habiamos bebido asi­ como nos quedamos dormidos. El sexo etilico se puede disfrutar, No obstante el memoria del placer asi­ como los fluidos continuamente queda en la memoria tenido por una nebulosa. El tequila diluye esos recuerdos y no ha transpirado cuando crees que has conseguido recuperar algunas imagenes, se te escapan igual que cascaras de pipas de entre los dedos. El alcohol desinhibe la ocasion , sin embargo es una putada al fecha sub siguiente.

Nos quedamos dormidos asi­ como el novio se desperto con el timbre de la camino. Ya era sobre dia desplazandolo hacia el pelo mis amigas estaban en el inicio preguntando por mi. Las miro dentro de el asombro asi­ como el terror de nunca conocer con quien se acababa sobre acostar. Se giro y no ha transpirado me pregunto si yo me llamaba Lola desplazandolo hacia el pelo cuantos anos tenia, por si era menor. Ay, melon, que temor le entro.

Yo entendi en seguida lo que estaba pasando, me levante sobre la cama como una momia sobre su sarcofago asi­ como me vesti mientras el me pedia que le escribiera mi numero de telefono en un trozo sobre tarea.

-?A vosotras que cono os ocurre? ?Estais locas o que?

-Tu origen esta esperando en el auto.

Me dio por reir mientras aligeraba el paso asi­ como las insultaba. Dios mio, yo aun iba pedo desplazandolo hacia el pelo estaba viviendo la decorado mas surrealista de mi vida. La escena, carente recelo, escrita por un guionista de mierda. Eso estaba viviendo yo, una secuencia ridicula de la comedia sobre grupo B y no ha transpirado lo deficiente de cualquier podri­a ser estaba siendo absolutamente sabedor. Sabia de forma perfecta lo que estaba a momento de ocurrir y no ha transpirado debido a sentia la verguenza escocer en mis mejillas.

Mi origen me esperaba apoyada en la puerta de el carro. Se habia preocupado al despertarse y ver que su hija no estaba en residencia, si bien casi nada eran las ocho sobre la manana desplazandolo hacia el pelo yo, repito con el fin de que quede bien claro, tenia 21 anos. Antiguamente sobre cautivar a la Policia, a la Guardia Civil, a los hospitales y no ha transpirado al Ejercito, llamo a mis amigas.

-?Donde esta mi hija?

-No lo se, se fue con un tio al que no conocia de ninguna cosa.

B m, penso mi madre, a esta la aproximacion como a Laura Palmer.

Que nunca cunda el panico, dijo la sobre ellas, que yo se donde vive ‘El Extrano’, hoy por hoy igual te llevo alla. Para que no faltara ninguna persona, han sido an explorar a mi una diferente amiga, que no quiso perderse la ocasion mas ridiculo sobre nuestra vida sobre veinteaneras.

Yo (lo repito otra vez, no me canso) tenia 21 anos de vida, era universitaria asi­ como casi adulta bien; era su hija gran asi­ como me habia acostado con un desconocido. Cuando la vi esperando exteriormente del coche, supe en utilizada lo que estaba a momento sobre producirse. Entretanto seguia con la risa floja, mi origen se acerco a mi asi­ como, por primera y no ha transpirado ultima oportunidad en su vida, me pego. Con toda la potencia en su mano abierta, me dio una tortazo

-Te lo mereces, por puta.

Mi madre se acostumbro veloz a que yo dejara de descansar en vivienda. De ningun modo hablamos de aquel bofeton asi­ como el verano fue pasando como En Caso De Que todo siguiera igual no obstante cualquier externamente debido a desigual Con El Fin De mi. Con el descubri un placer nuevo, una manera de gozar el sexo como nunca antes. Durante esos meses, solo nos acostabamos asi­ como respirabamos. En ocasiones, hasta nos alimentabamos.

Yo tenia que irme a Barcelona a continuar con la universidad. Le dije, en el interior sobre poquito me ire, no te vayas a enamorar de mi. Lo que no me esperaba yo podri­a ser el me enamorara a polvos. Ay, el apego, que bonito es cuando gime.

Llego aquel septiembre asi­ como escaso primero de el otono le dije adios. Recuerdo la abstinencia, la desesperacion, todo era de arrebato feisimo, insoportable. Llore como En Caso De Que me estuvieran arrancando los brazos y las extremidades inferiores, a pelo, desprovisto anestesia, que dolor. El enamoramiento es una farmaco dura y dejarlo te consume, te vacia inclusive dejarte en el chasis.

Hablabamos por telefono desplazandolo hacia el pelo yo lloraba tanto que apenas podia inhalar. No habia pasado ni la https://besthookupwebsites.net/es/filipino-cupid-review/ semana cuando me llamo y no ha transpirado me dijo, no te preocupes por ninguna cosa, me voy contigo a vivir a Barcelona. Lo dejo todo para estar conmigo, hasta su lugar en el mundo, porque carente cuestion Mallorca lo es para el novio. Y a mi bando lo tuve durante casi 2 decadas. Veloz vino la nupcias desplazandolo hacia el pelo dos hijos. Ademas un divorcio, permite poquito mas de 2 anos de vida. Sin embargo esa es otra biografia cuyos renglones se escribieron sobre otra forma. Hoy solo queria rememorar los dias luminosos y no ha transpirado locos de aquel primer esti­o que fue unico el comienzo de un gigantesco apego que duro lo que ni siquiera nosotros nos atrevimos a sonar.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Recent Comments
Categories